Eliminar la papada según su origen

Cuando existe sobrepeso, la papada es una manifestación más del problema general. Para eliminarla, lo más sano y razonable es que el paciente se someta a un tratamiento para reducción ponderal a base consejos higiénico-dietéticos.

Se estima que es suficiente disminuir 4-5 kg el peso del paciente para observar una clara mejora estética en la papada ya que esta zona es de las que más tarde acumulan grasa en el sobrepeso y que antes adelgazan al hacer dieta.

Pero es muy habitual encontrarnos a pacientes con Exceso de grasa localizada de forma concreta en esa área sin presentar sobrepeso. Normalmente motivada por una tendencia familiar o hereditaria, y que se asocia a un ángulo cérvico-mandibular poco desarrollado que facilita la profusión del acúmulo graso.

La eliminación de la papada con aplicación de principios activos con microcánula o mesoterapia es una técnica mas adecuada para eliminar estos acúmulos grasos no relacionados con el sobrepeso. No se produce inflamación ni dolor y el paciente reincida su vida normal inmediatamente. El resultado es altamente satisfactorio y muy equilibrado ya que el nivel de agresión es mínimo y los resultados son magníficos. Es uno de los tratamientos más solicitados, siendo destacable su buena relación calidad-precio.

Hay papadas que vienen acompañadas de una disminución del tono de la piel y descolgamiento del tejido graso.

Un paso más del envejecimiento facial. Para eliminar estos acúmulos grasos es necesario eliminar igualmente la grasa, pero esto no es suficiente porque es preciso volver a tensar las estructuras que confieren elasticidad y posición al cuello.  Lo que hacemos es un “lifting cervical” con hilos tensores ya que hemos de restaurar la tensión en la piel que recubría la papada. Igualmente la técnica es mínimamente invasiva y con excelentes resultados.